Argumentos a favor de la Superliga

Hablemos de las ventajas y desventajas de la Superliga, y comparémoslas con la Champions League actual y su próxima reforma.

Nos vamos a olvidarnos por un momento del ruido generado por los que viven del fútbol en su formato actual, los que de repente piensan en los desfavorecidos mientras amasan fortunas, dejamos de lado a los que no les importa que sus clubes sean propiedad de multimillonarios con dudosa trayectoria, o que las instituciones como la UEFA o la FIFA sean organizaciones corruptas.

1- Primer punto a favor es el espectáculo, partidos de primer nivel desde el inicio de la competición, no hay que esperar al mes de marzo como ocurre con la Champions para disfrutar de partidos de categoría. El hecho de que los los equipos más potentes del continente jueguen entre sí hará que los partidos tengan un mayor interés. Sinceramente a nadie le importa un partido en el que juega el FC Midtjylland o el Stade Rennais FC, por si no te suenan se trata de dos equipos que participaron en la Champions 2020/21. A demás, en la actualidad, la presión del resultado empuja a algunos equipos a adoptar tácticas poco apreciables para el espectador, como la de refugiarse frente a su portería para no encajar goles. En una Superliga donde una mala actuación no sería tan perjudicial, los entrenadores propondrán un estilo de juego ambiciosas. Veremos partidos más atractivo, con ritmo y ganas de marcar más que el oponente.

2- Los espectadores pueden ver jugar a los mejores, ¿Cuántas veces hemos visto jugar a Fransesco Totti en el Camp Nou, a Zlatan Ibrahimovic en Stamford Bridge, a Messi en San Siro? No es normal que una estrella del fútbol no haya pisado en su vida el césped de los mejores estadios. Tampoco es normal que dos genios de este deporte no se hayan enfrentado jamás entre sí por no coincidir nunca en un grupo de la Champions.

3- Estabilidad económica. No cabe duda que el factor económico es de peso, los clubes en el formato de la Superliga dispondrán de más dinero, lo que hará que la competición sea más atractiva, y sobre todo brindará protección a los grandes e históricos clubes para que no se vean forzados a venderse a magnates o a Estados. Ya quedan pocos clubes históricos que siguen dueños de su destino, la mayoría están controlados por los petrodólares o por Estados como Qatar, los Emiratos, Rusia y vete a saber por quién o qué más.

4- Control directo por los clubes de la explotación de los ingresos de la competición sin intermediarios ni dobles intereses. Hablamos de los derechos televisivos, de la publicidad, patrocinios, y un lista larga de posibles productos derivados.

5- Topes salariales a los jugadores. La burbuja de los precios y los salarios de los jugadores no puede seguir inflándose interminablemente. Ningún club a excepción de los secundados por fondos inagotables, puede seguir la locura de las cifras. Cómo podrá un club gastar 180, 200 millones de euros en la compra de un jugador y pagarle 20, 30 millones por temporada y no endeudarse, con lo que se cobra hoy en día en la Champions. Si no se cambia nada, diremos adiós a lo clubs histórico. Ya hemos visto como Neymar y Mbappé se marcharon al PSG y seguimos viendo como la mayoría de los buenos jugadores se están yendo a la Premier League donde se paga más.

6- Independencia de las instituciones: a lo largo de las décadas hemos visto como funcionan la UEFA y la FIFA por nombrar sólo estas dos. Nadie puede controlar lo que hacen, no sabemos como funcionan, sus escándalos son notorios, recordemos el FIFA GATE, el Qatargate, la dimisión del vicepresidente de la UEFA… y la lista es larga. A demás tanto estas instituciones como las ligas nacional están bajo influencia de los Gobiernos nacionales y los políticos de turno. En la Superliga no habrá intermediarios, los clubs tendrán el mando.

7- Formato atractivo: El sistema es sencillo pero lógico, dos grupos pasan los cuatro primeros, quinto y sexto jugarían eliminatorias para llegar a la siguiente ronda. Final a partido único y campeón. A demás de entrará en vigor en 2024, la intención de la Champions para ganar más adeptos supone aumentar a 36 los clubes participantes en un formato mucho más técnico y complicado. Por medio de un sorteo, se designan los enfrentamientos con rivales de distintos niveles. Los ocho primeros pasarían a octavos y el resto, hasta el puesto 24, realizarían unos playoffs… un lío y la misma historia: equipos que no tienen nivel.

8- La Superliga no coincidiría en el calendario con las ligas nacionales. En el caso de España, La Liga estaría asegurada y en otras competiciones como la Premier League el mecanismo sería el mismo. Además, como se ha comprobado en disciplinas como el baloncesto, el papel de los clubes participantes en sus competiciones domésticas seguiría siendo el mismo: luchar por el título con la misma plantilla.

No sorprende que la Superliga goza de apoya de más gente de la que los medio nos quieren hacer creer, la reforma de la Champions, no cambia nada, o sí, más partidos de poca calidad.

La Superliga tendrá quizás que mejorar cosas como la meritocracia para acceder a la competición o el número de clubs para que sea más atractivo. Pero primero hay que darle tiempo.

One thought on “Argumentos a favor de la Superliga

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *